top of page

Casa Museu de Arte Sacra da Ordem Terceira de Ovar

Exposición "DEVOCIÓN A LOS SAGRADOS CORAZONES"

23 FEV – 30 JUN | Casa Museu de Arte Sacra da Ordem Terceira de Ovar


Devoción a los Sagrados Corazones

Una sugerente exposición del Sagrado Corazón aparece en el calendario de exposiciones temporales del CMAS – Casa Museu de Arte Sacra da Ordem Terceira de Ovar, en 2022, como realización de una intención del difunto Padre Manuel Pires Bastos, párroco de S. Cristóvão de Ovar por más de cuatro décadas, falleció el 8 de noviembre de 2020.

Cuando se presentó la oportunidad de llevarlo a cabo, se pretendió concentrar las manifestaciones artísticas más relevantes de esta devoción en el territorio de Ovar, permitiéndonos comprender, a través de una sucinta selección de piezas, la formación, importancia y afirmación de este culto en espacio y en la evolución del tiempo, paralelamente a la mejora y mejora del patrimonio de Ovar.

Por otra parte, todo el proceso tenía en mente una premisa rectora, y tantas veces desvanecida: Hacer del Museo un espacio vivo, un lugar de encuentro, un mediador preferente entre los fieles y el objeto de culto.

En este territorio marcado por la existencia de numerosas cofradías, cofradías y órdenes religiosas, sucumbidas todas o la práctica totalidad por el paso del tiempo y la secularización de la sociedad, cobran importancia las congregaciones religiosas cuyo fin específico era la veneración de los Sagrados Corazones. mencionar. Así, exaltamos también la memoria de las extintas Cofradías del Sagrado Corazón de Jesús, establecidas en la Capilla de N.ª Sra. da Graça, en 1755, que se afirmaron ante las cofradías pioneras evocadoras de este culto en Portugal, pero también la Archicofradía del Sagrado Corazón de María (1858), con sede en la Iglesia Matriz de Ovar.

El Apostolado de la Oración, llegó a la Igreja Matriz de Ovar en 1878, y que rápidamente se extendió por toda la comarca: Válega (1878), Maceda (1879), Esmoriz (1882), S. Vicente de Pereira (1891), Arada (1901 ) y Cortegaça (1902)

Y también la Cofradía del Sagrado Corazón de María, instalada en S. Vicente de Pereira en 1863, y que aún se mantiene firme al diseño de la época.



contexto histórico

Si es cierto que los Sagrados Corazones de Jesús y María son hoy una de las devociones más notables e importantes de todo el mundo cristiano, no es menos interesante decir que este éxito es reciente, ya que se produce a finales del siglo XVII. , con la acción desinteresada de Santa Margarida María Alacoque (1647-1690), la monja francesa a la que Jesús se apareció varias veces, pidiéndole una particular devoción a su corazón.

Fue con estos acontecimientos que se produjo una extraordinaria propagación del culto en todo el mundo católico, a través de un nuevo aspecto teológico, que sin embargo no borró las antiguas representaciones e interpretaciones del Sagrado Corazón, que concretó un ejemplo vivo del complejo viajes de formas entre siglos, a veces tan difíciles de explicar.

Sin embargo, será justo comprender esta devoción sólo y únicamente a partir de la segunda mitad del siglo. XVII? ¡Por supuesto que no! La devoción al corazón llameante es tan antigua como la misma Iglesia, y fiel ejemplo de este ideal son santos como Agustín de Hipona (354-430), Bernardo de Claraval (1090-1153), el franciscano Buenaventura (1221-1274 ) o Catalina de Siena (1347-1380), que en su tiempo fueron piezas clave para aumentar la devoción al Corazón desgarrado de Cristo.

Así, las bases de este culto se encuentran en la Edad Media, muy ligadas a la devoción a las Llagas de Cristo, entendidas posteriormente como la síntesis de la Pasión en el Corazón de Jesús. De una manera más expresiva, del siglo. XII, hay una plena afirmación de la práctica de la contemplación de las Llagas, consolidando cada vez más el concepto del amor de Jesús a la humanidad, y para el cual las órdenes mendicantes jugaron un papel decisivo.

En consecuencia, estos tiempos ya eran fértiles en la concepción de ejercicios de piedad en la mística del Sagrado Corazón, teniendo también, en un Portugal sensible a las influencias francesas, una presencia asidua, traducida en una inmensidad de soluciones representativas, principalmente desde la última mitad del siglo. XVI.

A lo largo del 1600, se produjo una rápida difusión de esta devoción por todo Occidente, teniendo evidentemente un papel fundamental en este estímulo las apariciones a Santa Margarida María, resultando en un fervor pleno que se manifiesta en la acogida y protección del culto por parte de episcopados y soberanos, destacándose en el caso portugués la reina María I, excelente promotora de esta devoción, testimoniada en la determinación de la construcción de la que sería la primera basílica del mundo dedicada al Corazón de Jesús, la monumental Basílica da Estrela, en Lisboa, sagrada en 1789, o el motivo de la presencia de la insignia del Corazón de Jesús en las encomiendas de las tres Órdenes portuguesas (Grandes Cruces y Comandantes).

En sentido contrario, encontramos la posición de la Iglesia de Roma, que durante mucho tiempo enfrentó la causa, renunciando recién en 1765, a la aprobación de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, con limitaciones, lo que resultó en una transversal movimiento de reivindicación de permiso del culto, y cuya respuesta definitiva sólo se daría con Pío IX, en 1860, con la institución del mismo universalmente.

En 1844 se funda en Francia el Apostolado de la Oración, asociación promotora de la devoción al Corazón de Jesús, que se extiende a Portugal en 1864, año de la beatificación de Margarida Maria, alcanzando una nueva etapa de expansión en nuestro país, reafirmada por los obispos portugueses en 1873, con la consagración de diócesis y la difusión de frecuentes pastorales de devoción al Corazón de Jesús.

En 1900, León XIII, consagra el mundo al Sagrado Corazón.


La Casa Museu de Arte Sacra da Ordem Terceira de Ovar es una realidad que existe en nuestro territorio desde 1973. Venerable Tercera Orden de San Francisco.
Con el tiempo, se convirtió en el principal punto de almacenamiento de la ciudad, reuniendo objetos y mercancías que datan del siglo XIX al siglo XIX. XV y XX.

Esta exposición es la expresión del trabajo dedicado de la Ordem Terceira de Ovar, basado en la investigación y curaduría del joven ovarense Ricardo Pinho, estudiante de maestría en Historia del Arte, Patrimonio y Cultura Visual, en la Facultad de Artes de la Universidad de Oporto , que contó con la orientación y el apoyo del Padre Víctor Pacheco, nuestro Vicario y Párroco de S. Cristóvão, los párrocos y el aporte de muchas instituciones de nuestro municipio.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page